domingo, 22 de agosto de 2010

Qué se hace...

Cuando uno tiene algo atravesado adentro que necesita decir y no lo dice.

Y uno sabe que si lo dice puede meter la pata hasta el caracú y perder mucho... pero si no lo dice, acabará pudriéndose por dentro...

¿Qué hacer, Dios?